30 de enero de 2013

Adios Briarcliff


Luego de haber visto la primera temporada de American Horror Story, esperé con ansias la llegada de la segunda y ciertamente debo decir que el terror se reinventa en esta serie. Yo como amante del terror tengo que decir que si  la historia de una casa embrujada me gustó la trama desarrollada en 1964 en un asilo psiquiátrico me fascinó y me mantuvo ansiosa cada semana para saber el curso de la historia y sus fascinantes personajes. 

La receta  de Ryan Murphy está vez estuvo llena de sexo, aliens, un nazi, un asesino en serie, perturbados mentales, exorcismo, represión sexual y una falsa moral de la iglesia catolica.

Con una  Jessica Lange (Sister Jude) magistral en su interpretación de la monja con pasado y luego enferma mental.
Zachary Quinto (Oliver Thredson/Bloodyface) encantador y  desquiciado asesino sadico
 Sarah Paulson (Lana Winters) que acabó siendo la estrella de la temporada
Lily Rabe (Sister Mary Eunice) fantástica con el diablo dentro de ella
 Evan Peters (Kit Walker) que superó su anterior papel como Tate
Dylan McDermott (Johnny Morgan) perfecto como el hijo no deseado sediento de venganza, James Cromwell  (Dr. Arthur Arder) un nazi y dr practicante de experimentos humanos barbaricos
 Joseph Fiennes (Monseñor Timothy Howard) la personificación de la corrupción existente dentro de la iglesia catolica





Una historia demasiado bizarra, que me dejaba casi boquiabierta pues cada capitulo superaba al anterior, con un cierre inesperado y que me dejó con buen sabor de boca, ahora esperando ansiosa la 3era temporada,  extremadamente curiosa por saber donde se desarrollará la nueva y escalofriante historia de manos del gran Murphy,  por el momento: 
Adios Briarcliff.






1 de enero de 2013

Adios 2012!




En familia, dando la bienvenida a un nuevo año,
Gracias 2012 por los buenos momentos, por la culminación de metas, por las nuevas personas que llegaron a mi vida y las que se mantienen a pesar de los años, gracias tambien por lo no tan bueno pues eso me hizo más fuerte y gracias por alejar de mi mente lo que definitivamente es mejor ni recordar. Solo espero con ansias un 2013 mucho mejor, con nuevas oportunidades y proyectos. Para mi, para mi familia y por supuesto para mis amigos.